Ucab Guayana vineta breadcrumb Noticias Guayana Actual

Capacitación del personal como prioridad de Pymes en la post-pandemia

06-09-2020 09:31 por Valeria Requena

Impacto del Covid-19 en la Pymes de Ciudad Guayana

El conversatorio “Impacto del Covid-19 en las Pymes de Ciudad Guayana” contó con un análisis del escenario pre-coronavirus, el impacto de la pandemia en las pequeñas y medianas empresas más el perfil, habilidades y estrategias que debe tener el talento humano y las organizaciones post-pandemia.

 

Tanto los niveles educativos iniciales -como primaria y secundaria- hasta los estudios superiores realizados en universidades son necesarios para preparar al personal que labora en las empresas. Por lo tanto, la alianza con el sector educativo es la principal herramienta de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) para sobrellevar de la mejor manera la época durante la pandemia y después de ella, esto por las habilidades, estrategias y técnicas que son adquiridas en el proceso formativo.

 

En el marco del cierre del vigésimo aniversario de la escuela de Ingeniería Industrial, se llevó a cabo un conversatorio virtual sobre el “Impacto del Covid-19 en las  Pymes de Ciudad Guayana”, que contó con la presencia de tres personalidades de la zona: José Alfredo Olivo, José Ángel Bruzual y Arturo Peraza s.j, presidentes de Fedecámaras Bolívar, Camindustrias Bolívar y Vicerrector de la Universidad Católica Andrés Bello Extensión Guayana (UCAB Guayana), respectivamente.

 

El conversatorio fue abierto por el profesor José Zacarías, también coordinador de las prácticas profesionales de la escuela de Ingeniería Industrial en la UCAB Guayana, quien ee encargó de introducir a los participantes en la actividad. Dio una explicación sobre las Pymes (uso de acuerdo al país y clasificación) y realizó un análisis político, económico, social, tecnológico, energético y legal (PESTEL) de la situación de la COVID-19 en Venezuela desde enero del 2019 hasta febrero del 2020.

 

El análisis PESTEL, a través de varios escenarios, destacó: alta conflictividad política, hiperinflación con baja producción de bienes y servicios, conflictividad social con altos índices de pobreza, más el deterioro de los servicios públicos, aislamiento y retraso tecnológico, déficit de energía eléctrica con escasez de gas y gasolina, culminando con inseguridad jurídica. Todos estos resultados estaban presentes antes de la llegada de la pandemia, muchos se mantienen o, en su defecto, aumentaron durante la presencia del coronavirus.

 

 

Comprendiendo la actualidad en las Pymes.

 

José Olivo comentó que algunos economistas habían mostrado pronósticos en los que se plasmaba la profundización de la crisis financiera en el país. Además, explicó que la paralización industrial “ya era algo cantado” y no por la COVID-19, sino por situaciones ajenas a esta, como la disminución del consumo a más de 75%, que hace que salga “mejor vender las gallinas que producir huevos por toda la inversión que conlleva”, trayendo como consecuencia la falta de rotación del producto.

 

Para Olivo “la pandemia dio la estocada a la economía venezolana”; sin embargo, para él el país sigue teniendo oportunidades, “el sector productivo sigue pensando que se pueden resolver los problemas económicos del país”.

 

Por su parte, José Ángel Bruzual observó que el principal problema que afrontan las Pymes es el no ser consideradas como empresas con prioridad, por lo que no tienen permitido abrir en cuarentena y son limitadas al acceso al combustible, aunado a la caída del producto interno bruto y a la falta de mercado, “prácticamente el 90% de las empresas que pertenecen a Camindustrias están cerradas por baja producción y falta de combustible”.

 

No obstante, el presidente de Camindustrias señaló que, a raíz de las medidas de flexibilización,  algunas empresas lograron abrir sin contar con suministros de gasolina, pero no se está generando demanda de bienes y servicios.

 

A pesar de su situación, continúan manteniendo al personal de la nómina junto a sus pagos. Camindustrias está aplicando medidas de teletrabajo, evaluando si es personal requerido o no y -en caso de ir a la empresa- es con las medidas de bioseguridad establecidas.

 

Por su parte, Arturo Peraza sj comentó acerca del papel del sector educativo. Habló sobre la importancia que tiene adquirir habilidades tecnológicas desde primaria y crear alternativas y soluciones innovadoras en este ámbito haciendo uso de la creatividad venezolana en términos positivos.

 

También declaró que “probablemente ahora sea difícil ver el panorama con buenos ojos, pero a futuro esas habilidades adquiridas darán frutos”. Culminó diciendo que el proceso educativo y formativo es clave para esto.

 

 

Perfil post-pandemia


El vicerrector de la UCAB Guayana explicó algunas cualidades que debe poseer el talento humano que labora en las organizaciones dentro o fuera de ellas. Hizo hincapié en la capacidad de actuar e interactuar globalmente, ser profesionales glocales, unido a la comprensión del inglés, pues las revistas especializadas y con temas actuales vienen en su mayoría en este idioma.

 

También habló sobre la necesidad de recuperar a la sociedad civil y al Estado para retomar el camino de Venezuela, “es tiempo de siembra, no de cosecha. Las semillas están en las universidades, no será fácil, pero hay que ser perseverante”.

 

Asimismo, el ingeniero Bruzual explicó que es conveniente  ser competitivo, ágil en los procesos, invertir, aumentar la productividad de las empresas, digitalizarse, capacitar y gestionar a los empleados para recuperarse en el escenario post-pandemia.

 

Olivo mencionó la necesidad de tener inclusión económica que abarque el ámbito social y la producción industrial, trabajar en función del bien común. Para culminar el conversatorio, las tres personalidades expresaron que la principal alianza para ellos está en las universidades, en la educación para la capacitación del personal.

 

 

Texto y captura de pantalla: María Angélica Ávila

Volver