Ucab Guayana vineta breadcrumb Noticias Guayana Actual

Criminal Compliance: escudo protector para las empresas ante la corrupción

29-11-2019 16:41 por Karla Guzmán

Ciencias Penales

“Cualquier empresa u organización en la que haya manejo de capital deberá tener una unidad de compliance para disminuir los riesgos de malversación de fondos”, así lo resaltó Alejandro Rodríguez Morales, profesor de la Especialización en Ciencias Penales y Criminológicas de la Dirección de Postgrados de la Universidad Católica Andrés Bello Extensión Guayana. 

Durante la conferencia “Empresa, Derechos Humanos y Criminal Compliance” dictada por el abogado Alejandro Rodríguez Morales, egresado de la Ucab y actual asesor jurídico de la Cruz Roja, se abordó el término que -día a día- va tomando más fuerzas y que ayuda a direccionar al sector empresarial y gestionar los recursos de forma licita, y a su vez, afecta directamente a la sociedad.

 

Según Rodríguez Morales “el Compliance no es nada novedoso”. Las investigaciones más antiguas sobre el tema datan del año 2012 y ahora es que tomó peso, definición y nombre. Además, explicó que este término posee un vínculo estrecho con la ética empresarial.

 

Un término para cumplir con…

El vocablo compliance proviene del verbo en inglés “to comply with”, que puede ser traducido como “cumplir con”, “de conformidad con”, es decir que se debe entender como realizar lo que es jurídicamente debido o que una determinada actividad se encuentra acorde a las normas jurídicas que la regulan.

 

En el ámbito jurídico-penal, la expresión compliance se refiere a la obligación de las personas jurídicas de establecer mecanismos internos para la prevención de delitos, los cuales pueden ser cometidos por personas naturales que ocupan puestos de importancia para beneficio de la empresa.

 

De tal manera que el Criminal Compliance surge como un escudo protector para las empresas ante la posibilidad de ser objetos de sanciones penales, por lo que se denomina un defecto de organización.

 

Entonces, la diferencia entre un Compliance y un Criminal Compliance, es que el primero cumple la función preventiva de eventualidades ilícitas que se pudieran llevar a cabo y que perjudicarían a la empresa y el segundo está referido al momento en el que ya se llevó a cabo el acto ilegal.

 

El Criminal Compliance en Venezuela  

El abogado destacó, que esta medida para prevención de riesgos ya es aceptada por países como España, Chile, Colombia y México. En el caso de Venezuela, se han dado aires en algunas leyes del país, por ejemplo en el artículo 1155 del Código Civil, el cual hace referencia a que “el objeto del contrato debe ser posible, lícito, determinado o determinable”. Esto es un indicio de que el Criminal Compliance puede introducirse en la legislación nacional.

 

Asimismo, estableció 7 parámetros para que el Compliance pueda ser efectivo como: liderazgo y compromiso por parte de la dirección; análisis del contexto y evaluación (risk assessment); planificación, recursos y autonomía; capacitación, asesoramiento y comunicación; operación (creación de procesos y controles); evaluación del desempeño (monitoreo y auditoría); así como mejora y revisión. De hacer bien estos aspectos y cumplir con la efectividad que prevé su uso, este dejaría de ser un “programa de papel”.

 

Los beneficios de practicar el Compliance tienen que ver con la ampliación de las capacidades de prevención de delitos (autorregulación); representa una inversión provechosa para las entidades que la utilicen; ayuda a reducir costes sociales (prevención de pérdidas de capital reputacional); genera confianza en los operadores económicos, excelente herramienta para rendición de cuentas, permite salvaguardar bienes jurídicos y atrae talentos hacia la empresa.

 

Alejandro Rodríguez Morales explicó el impacto que tiene la implementación de programas Compliance para beneficio de las sociedades; pues poseer una unidad que cumpla con estos parámetros se evitaría la incidencia de la corrupción tanto en los organismos públicos como privados, un acto que sin duda vulnera los Derechos Humanos.

 

 

María Angélica Ávila

Volver