Ucab Guayana vineta breadcrumb Noticias Guayana Actual

“El problema no es estar conectado al acueducto, sino contar con un servicio de calidad”

08-04-2019 13:58 por Karla Guzmán

Arnoldo Gabaldón

El ingeniero Arnoldo José Gabaldón, experto en el tema, explica que “estamos en un país en pleno retroceso” y que desde hace diez años se ha agudizado la crisis del servicio de agua

El problema de la distribución del agua en Venezuela, así como el de su baja calidad ha sido denunciado por expertos en la materia desde hace años; pero fue desde inicios del mes de marzo de 2019, con la crisis eléctrica masiva que azota al país, que quedó al desnudo frente al mundo, con imágenes de personas que, desesperadas, se acercan a las riberas de ríos contaminados para surtirse de un agua que no es apta para el consumo humano.

 

Al respecto, Arnoldo José Gabaldón, individuo de número de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, manifiesta que “la crisis del agua la gente la venía notando bastante antes, y hay estudios al respecto. Por ejemplo, las encuestas de Encovi han ido mostrando los déficits de servicios de agua potable”.

 

Ya en el año 2014, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi), llevada adelante por las universidades Católica Andrés Bello (Ucab), Central de Venezuela (UCV) y Simón Bolívar (USB), arrojó que 16,4% de los hogares venezolanos no contaban con servicio de acueducto.

 

Pero esa respuesta “a veces es engañosa”, afirma Gabaldón, pues “si le preguntas a las personas si tienen servicio de acueducto, dicen que sí; pero si les preguntas después si el suministro de agua es continuo, entonces responden ‘Ah, no, a mí me viene cada 15 días’. Entonces, el problema no es estar conectado al acueducto: el problema es contar con un servicio continuo y de buena calidad”.

 

Los resultados de la Encovi secundan esta afirmación, en tanto que 39,2% de los consultados en 2014 manifestaron no tener suministro continuo de agua. Para 2016, la cifra ascendió a 58,4%; es decir, casi 6 de cada 10 hogares.

 

Ahora bien, la frecuencia de la provisión es solo un aspecto. El otro se refiere a la calidad del líquido distribuido. En ese sentido, Gabaldón, quien fue el primer ministro del Ambiente en Venezuela y Latinoamérica (1977-1979), es tajante al sentenciar que “en modo alguno” el agua que llega por las tuberías es buena.

“No se publica ninguna información sobre la calidad del agua por parte de las empresas hidrológicas. Tienen vedada la posibilidad de ofrecer información de esa naturaleza. La política es la opacidad”.

Así, por ejemplo, “con respecto a los objetivos del desarrollo sostenible (de las Naciones Unidas) del año 2015, había una disparidad entre las cifras que el gobierno daba y la realidad. Y eso se ha agudizado más”, asegura Gabaldón.

tl_files/relaciones_institucionales/otros/2019/web agua1.jpg

Una crisis sistémica

La situación de crisis es en varios de los servicios públicos en Venezuela. De hecho, Arnoldo José Gabaldón, doctor honoris causa de Ingeniería de la Ucab, indica que desde el Grupo Orinoco, del cual es coordinador, califican a la actual como una crisis sistémica.

 

Así, el 20 de marzo de 2019, y a raíz del colapso eléctrico nacional, emitieron un comunicado en cuyo parágrafo segundo, se expresa que “sucedió una falla sistémica de los servicios públicos: con la electricidad falló también el suministro de agua potable, las telecomunicaciones, el transporte, la educación y la asistencia médica, entre otros. Es una realidad, que la tecnología contemporánea los interrelaciona a todos”. De allí que el apagón lo que hizo fue demostrar el estado de vulnerabilidad de los servicios en Venezuela.

 

Sobre las causas de esta realidad, Gabaldón no cree que sea premeditada. “A no ser una persona que sea absolutamente esquizofrénica, (no creo) que alguien que tenga responsabilidad administrativa pretenda con sus acciones causarle daño a la población. A mí no me cabe en la cabeza eso. Hay otra serie de causas que explican lo que ha pasado: baja inversión, gente incompetente, etcétera”.

 

El camino para salir del atolladero es complejo. Pero ya hay ideas sobre qué hacer al respecto. El comunicado del Grupo Orinoco asevera que ya se “ha venido trabajando en preparar ‘hojas de ruta’ que buscan orientar lo que tendrán que hacer los nuevos administradores en la oportunidad de un cambio político, en relación con varios servicios públicos”.

A su parecer, “la situación de deterioro de los servicios públicos en el país continuará agravándose, aunque se restablezca temporalmente el suministro eléctrico, a no ser que se produzca un cambio en la conducción del Estado, por grupos políticos democráticos orientados a implantar un modelo de desarrollo basado en la eficiencia, meritocracia y la lucha contra la corrupción administrativa y que procure asegurar la calidad de los servicios públicos que merece el ciudadano”.

Karla Guzmán Rodríguez

Volver