UCAB Guayana vineta breadcrumb Noticias Guayana Actual

OVV evidenció nuevo patrón de violencia en Bolívar

06-10-2021 10:36 por Rosiris Urbaneja

María Virginia Alarcón y Eumelis Moya

Durante el primer semestre del año 2021, y a pesar de las limitaciones para acceder a la información, el informe semestral del Observatorio Venezolano de Violencia Bolívar refleja que la realidad de los servicios públicos y el combustible son elementos que redefinen los hechos violentos y la vida de la sociedad en general.

 

279 sucesos violentos fueron contabilizados por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) durante el primer semestre del año 2021 en el estado Bolívar. 11% de los casos corresponden a muertes específicamente por intervención policial y 89% a delitos tipificados en el Código Penal venezolano, como robos, hurtos y agresiones tanto graves como leves.

 

María Virginia Alarcón, coordinadora del OVV en el estado Bolívar y la investigadora Eumelis Moya, fueron las encargadas de presentar los hallazgos que se enmarcan en circunstancias particulares para el estado ubicado al sur de Venezuela, pues se presentan deficiencias en el suministro de combustible, agua, electricidad, transporte público, gas, elevados números de casos de coronavirus, aislamiento aéreo y terrestre, dolarización de servicios y productos e incumplimiento de medidas de bioseguridad en espacios públicos.

 

Patrones

 

María Virginia Alarcón, quien también es directora de la escuela de Derecho de la Universidad Católica Andrés Bello Extensión Guayana (UCAB Guayana), recordó a los periodistas presentes que en el año 2020 el estado Bolívar ocupó el segundo lugar entre los estados más violentos del país, con una tasa de homicidios de 62 por cada 100 mil habitantes.

 

En este contexto de hostilidad, durante el primer semestre del año 2021 los delitos más frecuentes reportados en cuatro medios de comunicación regional fueron las agresiones graves y leves con 39,6% de incidencias. Estas agresiones abarcan violencia de género, violencia contra niños y adolescentes, agresiones en torno a robos, entre otros. 22% de los eventos corresponden a homicidios intencionales, 19,6% a robos, 7,2% violaciones y 4% a otras agresiones sexuales.

 

En los delitos de agresiones, la mayor cantidad de víctimas fueron mujeres, mientras que en el resto de los delitos las víctimas fueron en mayor medida hombres. Las edades de las víctimas en todos los casos corresponden mayormente a personas entre 18 y 40 años y las ponentes destacaron el incremento de víctimas entre 0 y 17 años de edad.

 

La profesora Alarcón agregó que los acontecimientos violentos sucedieron en su mayoría “de lunes a viernes en horas del día; son hechos que ocurren cuando hay mayor movimiento en las calles y dentro o cerca de la vivienda de la víctima”.

 

De los 11 municipios que integran el estado Bolívar, Caroní tuvo 52% de los casos, seguido de Angostura del Orinoco con 43,6% y El Callao con 35%.

 

María Virginia Alarcón destacó que la realidad manifestada a través de los medios de comunicación se ajusta a condiciones de movilidad de los reporteros, además de “combustible, acceso a la información y ubicación geográfica (…), lo que no quiere decir que los otros municipios no estén exentos de que ocurran situaciones de violencia, sino que los medios no lo están reportando”.

 

Cambios en los patrones de violencia a partir de la pandemia

 

Eumelis Moya, abogada, profesora de la UCAB Guayana e investigadora del Observatorio, destacó que desde marzo del año 2020 se han intensificado las denuncias por hurto a instalaciones educativas públicas y privadas, afectando su infraestructura y funcionamiento; “las instalaciones educativas en todos sus niveles se encuentran a merced del hampa por la inactividad, falta de presencia de personal académico y administrativo, estudiantes y personal de seguridad”.

 

La violencia contra niños y adolescentes cometida principalmente por familiares y conocidos de la víctima también se ha incrementado. “Cada tres casos de violencia de género reportados, al menos uno involucra a un niño o adolescente”, agregó Moya.

 

A partir de los estudios de campo hechos por organizaciones aliadas al OVV, como la Oficina del Centro de Derechos Humanos de la UCAB Guayana, se ha determinado que parte de la realidad es que “las personas no están reconociendo la violencia que padecen y suelen asociar violencia con agresión física –exclusivamente- cuando incluso la adhesión y la complicidad por parte de los organismos que van a atender su situación, también son formas de violencia”, agregó la investigadora.

 

El propósito del OVV con la presentación de estos datos estadísticos es que organismos gubernamentales y no gubernamentales los analicen, a los fines de generar propuestas de prevención de la violencia y se geste un ambiente de paz para el correcto desenvolvimiento de la ciudadanía.

 

Texto:Rosiris Urbaneja

Foto: Oscariny Hennig

 

Volver