Ucab Guayana vineta breadcrumb Noticias Guayana Actual

Sofía Lastra: dejando huellas positivas

07-10-2020 17:58 por María Gabriela Mendoza

Sofía Lastra terminó su carga académica en el semestre Abril-Agosto 202025

Consejera de Escuela y estudiante dedicada, así es Sofía Lastra, alumna de la escuela de Administración y Contaduría de la UCAB Guayana, quien reflexionó sobre el rol que la representación estudiantil dejó en ella.

 

Sofía Lastra siempre quiso participar en un Modelo de las Naciones Unidas y en un principio era una de sus metas. Ingresó a la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), extensión Guayana, para estudiar Derecho, pero luego de investigar un poco cambió de opinión y decidió estudiar en la escuela de Administración y Contaduría, y hasta hoy considera que escogió la carrera correcta.

 

Ya en el octavo –y último- semestre de la carrera Contaduría Pública, reconoce que en la UCAB vivió muchos sentimientos y experiencias que la hicieron crecer como persona y profesional. En su rol como Representante Estudiantil ha aprendido muchos valores, de ellos el trabajo en equipo es uno de los que más valora.

 

¿Qué te motivó a formar parte de la representación estudiantil?tl_files/relaciones_institucionales/otros/2020/SOFIA 1.png

Cuando me decidí a ser Consejera de Escuela, entre quinto y sexto semestre, ya tenía cierta experiencia de cómo eran las clases y todo lo relacionado con el proceso educativo de la carrera. Había notado deficiencias que afectaban a todos los estudiantes, incluso a mí y tuve la iniciativa de promover un cambio para que los estudiantes que venían detrás no pasaran por lo mismo que yo, entonces dije: ¿cuál es la mejor manera de cambiar algo? Mi respuesta fue: trabajar en pro de eso y así lo hice.

 

¿Cómo lograbas el equilibrio entre los estudios y las actividades de la representación?

Siempre se trató de organización y prioridades. Como representante estudiantil no podía entregarme al 100% a la representación, y abandonar los estudios, ni tampoco enfocarme 100% en los estudios y abandonar la representación. Tenía que alcanzar el equilibrio. Siempre recurrí al trabajo en equipo. Busqué apoyo en mis compañeros y con el equipo del Centro de Estudiantes logramos asistir a todas las reuniones y clases importantes.

 

¿Qué fue lo más difícil del proceso de ser representante estudiantil?

Lo más difícil fue ganarme la confianza, tanto de los estudiantes como de la Escuela. Veníamos de un semestre sin representación estudiantil, porque el consejero de Escuela se había graduado y había dejado el cargo vacante. Al principio existieron inconvenientes al ser todo nuevo para la Escuela y para nosotros. Pero hablando se entiende la gente, así que poco a poco fuimos ganándonos la confianza. Una vez que la tuvimos, la Escuela nos apoyó y considero que tenemos muy buena relación. Con los estudiantes fue un proceso de comprensión y paciencia.

 

¿Qué te hace fuerte o persistente?

El querer hacer las cosas y el compromiso que sentía conmigo y con los demás: mi familia, los estudiantes, la Escuela. Quería graduarme. También quería cumplir con aquellas cosas que prometí en campaña, y poder sentir que aproveché mi vida universitaria al máximo, porque siento que la UCAB es una Universidad que ofrece demasiado como para estudiar y ya.

 

¿Y qué te motivaba a seguir adelante?

La gratitud que recibía por parte de las personas a quienes he ayudado a través de la representación. También el sentir que estoy haciendo algo que aporta cosas positivas, realmente es algo que -aunque me trae mucho estrés- es parte de quien soy y me llena de orgullo. Además, la representación me trajo amistades hermosísimas, en las cuales me apoyé y me inspiraron.

 

tl_files/relaciones_institucionales/otros/2020/SOFIA 3.pngDesde tu aporte, ¿cómo crees que podrías transformar la realidad de tu entorno?

En la UCAB, siento que dejamos una huella positiva (como representante estudiantil), ya que recalcamos la importancia de un representante entre los estudiantes, y la Escuela también ha notado que podemos ser un apoyo. Desde la formación que adquirí como profesional y como persona, podré aportar muchas cosas. Me he vuelto más sensible con mi entorno y tengo más necesidad de ayudar a los otros.

 

¿Cómo percibes la Universidad luego de ocho semestres?

No puedo describir mis ocho semestres con una sola palabra, de verdad fueron muchas cosas. La UCAB, para mí, se convirtió en mi segunda casa. La veo como un lugar para crecer. Como dije antes, no es nada más un lugar para estudiar. Se vuelve tu otra casa donde vives muchas cosas. La Sofía que entró en octubre de 2016, no es la misma que está saliendo ahora.

 

¿Algún mensaje que quieras dar a los Ucabistas?

Sí. A quienes quieran entrar en la Universidad, no lo duden, porque si algo te enseña la UCAB es a ser resiliente y un ejemplo de ello es este momento que estamos viviendo (refiriéndose al semestre virtual). Aunque ha sido difícil, se han buscado las mejores soluciones, y todo pasa. Es una oportunidad de crecimiento personal. A los que siguen estudiando: no se rindan. Luchen por su carrera. Aprovechen los espacios que brinda la Universidad, porque son los que realmente te permiten ampliar las competencias. Aprovechen el tiempo al máximo, porque pasa volando. A pesar de las adversidades, busquen apoyo en sus representantes estudiantiles o autoridades, porque si hay algo que tiene la UCAB es que siempre las autoridades están dispuestas a escuchar.

 

tl_files/relaciones_institucionales/otros/2020/SOFIA 2.png

 

Texto: María Gabriela Mendoza 

Fotos: Cortesía Sofía Lastra

Volver